¿Es malo el running para los problemas de espalda?

El running o correr es una actividad física popular y accesible que ofrece una variedad de beneficios para la salud, como mejorar la condición cardiovascular, fortalecer los músculos y promover la pérdida de peso. Sin embargo, existe una preocupación común en torno a si el running es perjudicial para las personas que tienen problemas de espalda, como el dolor lumbar o las hernias discales.

El running es realmente malo para los problemas de espalda?

Mitos sobre el running y los problemas de espalda

Mito 1: Correr agrava automáticamente los problemas de espalda.

Realidad: Si bien el running puede aumentar la presión en la columna vertebral, no necesariamente agrava los problemas de espalda en todas las personas. Dependerá de la causa subyacente del dolor de espalda y de cómo se aborde la actividad.

Mito 2: El running siempre causa daño a los discos intervertebrales.

Realidad: No todas las personas experimentan daño en los discos intervertebrales debido al running. La postura y la técnica de carrera, así como la cantidad de impacto, desempeñan un papel importante en la salud de la espalda.

Mito 3: Correr es perjudicial para todas las personas con problemas de espalda.

Realidad: La relación entre el running y los problemas de espalda es individual. Algunas personas pueden tolerar y beneficiarse de la actividad, mientras que otras pueden encontrarla incómoda o dolorosa.

Realidades sobre el running y los problemas de espalda

  1. Técnica de carrera y postura importantes

La técnica de carrera y la postura son fundamentales para minimizar el riesgo de lesiones en la espalda al correr. Mantener una postura adecuada y una zancada equilibrada puede reducir la tensión en la columna vertebral y evitar problemas de espalda.

  1. Calzado adecuado

Utilizar el calzado adecuado para correr es esencial para absorber el impacto y reducir el estrés en la espalda. Consulta a un profesional de una tienda especializada en deportes para encontrar el calzado adecuado para tu tipo de pisada y necesidades.

  1. Fortalecimiento muscular y flexibilidad

El fortalecimiento de los músculos del core y de la espalda, así como la mejora de la flexibilidad, pueden ayudar a prevenir problemas de espalda relacionados con el running. Incorpora ejercicios de fortalecimiento y estiramientos en tu rutina de entrenamiento.

  1. Escucha a tu cuerpo

Es esencial prestar atención a las señales de tu cuerpo mientras corres. Si sientes un dolor inusual o persistente en la espalda, es importante detenerse y buscar orientación médica o de un fisioterapeuta.

  1. Consulta a un profesional

Si tienes problemas de espalda crónicos o persistentes, es aconsejable consultar a un médico o un fisioterapeuta antes de comenzar o continuar con un programa de running. Pueden proporcionarte recomendaciones personalizadas y asegurarse de que sea seguro para ti.

El running no es inherentemente malo para los problemas de espalda, pero la forma en que se aborda esta actividad es crucial. Con la técnica de carrera adecuada, el calzado apropiado, el fortalecimiento muscular y la atención a las señales de tu cuerpo, muchas personas pueden disfrutar de los beneficios del running sin empeorar sus problemas de espalda. Sin embargo, cada individuo es único, y lo que funciona para uno puede no funcionar para otro. La consulta con un profesional es fundamental para determinar si el running es una opción segura y adecuada en tu situación específica. Si se aborda de manera adecuada y consciente, el running puede ser una actividad física valiosa para mejorar la salud cardiovascular y la calidad de vida.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad